Cristo Viene; Espérenlo en Santidad – Ps. Esteban Gálvez

Cristo Viene; Espérenlo en Santidad – Ps. Esteban Gálvez

Cristo viene; Espérenlo en santidad.

Más, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. 11 Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas! ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, 12 esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! 13 Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. 14 Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.

En resumen, se nos ha exhortado a gozarnos en las promesas de Dios que están en su palabra, a no dejar de lado la preeminencia de las sagradas escrituras, reconocer y crecer conforme a ellas las cuales son luz en medio del mundo oscuro y nos orientan trayendo nitidez, despertando al cristiano para vivir a la luz de una promesa única, gloriosa, motivadora, real, y sublime: El regreso de nuestro Señor Jesucristo. Los hermanos que la recibieron estaban muriendo en manos de los romanos, y siendo atacados por falsos maestros que de dentro de la iglesia se había levantando, predicando una liviandad y olvido, relajo y materialismo diabólico, llevando a muchos al error. Hoy veremos a Pedro que animando a los hermanos con la segunda venida de Cristo en tres puntos: que no debemos ignorar al Señor de la promesa, debemos conocer las consecuencias de la promesa y por ultimo ser hallados Santos cuando se manifieste la promesa.

No ignorar al Señor de la Promesa

Más, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

Mientras los burladores ignoran voluntariamente esta gloriosa verdad, los creyentes deben hacer todo lo contrario, no deben ignorar nunca la promesa del Señor. ¡Esta promesa suena antigua, pero verdadera, pues esta depende no de Pedro o de algún profeta, sino que del mismo Dios soberano y todo poderoso! Es así que en primer lugar debemos no mirar solamente, sino que apreciar al Señor de la promesa. En tiempos de persecución y de tentación debemos profundizar en el carácter de nuestro Dios, esta es la cura a la incredulidad, y es alivio real y constante a la tristeza del alma; Conocer a quien hemos creído es una disciplina que refresca nuestra vida en medio del dolor (Apóstol Pablo a 2 Timoteo 1:12: Por lo cual también sufro estas cosas, pero no me avergüenzo; porque yo sé en quién he creído, y estoy convencido de que es poderoso para guardar mi depósito hasta aquel día.). Y así lo hace Pedro, para eliminar el ataque de los falsos y fortalecer a los hermanos, les hace rendirse ante el Señor de la promesa. Les da una clase de teología de Dios, muestra el carácter de Dios, sus atributos o las excelencias. Nuestras vidas son flacas, agonizantes, débiles, tropezamos constátenme, y caemos en los mimos pecados, somos tentados a dejar la fe y amoldarnos al mundo, y todo esto debido a que hemos dejado de relacionarnos y así conocer que Dios es el que nos ha amado. Y debemos apreciar a nuestro Dios, sin embargo, esto está reservado solo para los amados de Dios, no para los burladores, no para los incrédulos, sino para quienes han creído en Él. Ellos pueden apreciar al Dios invisible y así ser animados. Debemos:

  1. Apreciar al Dios creador, controlador, y soberano en cuanto al concepto del tiempo

Pero, amados, no ignoren esto: que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.

¿Dónde situamos su vida?, ¿alguna vez nació?, ¿alguna vez morirá?, ¿se va envejeciendo, cumple años?, ¿Se le olvidan las cosas, el ayer, el mañana?

Pues No. Dios no está limitado al tiempo. Él no tuvo un inicio y no tiene un final. Dios está por encima del tiempo. En su decreto estableció no solo las cosas visibles, sino que todos los conceptos que incluso hoy los hombres no pueden manejar con totalidad como lo es el tiempo, y así el tiempo de las cosas. Pero no solo lo creo, no solo conoce todas las cosas, sino que además el controla y actúa en el tiempo.

El Salmo 90 nos dice que: Desde la eternidad y hasta la eternidad, Tú eres Dios. Porque mil años ante Tus ojos Son como el día de ayer que ya pasó, Y como una vigilia de la noche.

Entonces al mirar bajo esta verdad a Dios vemos que lo que es mucho tiempo para nosotros, para El es algo minúsculo. Así lo que nosotros percibimos como demora o atraso, no es tal, Dios no se atrasa, nunca llega antes, tampoco después, el tiene un plan perfecto, lo desarrolla de manera perfecta y así este punto de su plan será de precisión perfecta.  El Salmista encuentra consuelo; dice: “En tu mano están mis tiempos.” Salmo 31: 15. Todo está en control de mi Dios, el sabe cuando he de perecer, cuando he de celebrar, cuando he de llorar, y así él sabe cuándo le veré regresar. El realizara ese evento tan anhelado por la cristiandad a su perfecto tiempo.
C.H. Spurgeon dice:

“En tu mano están mis tiempos, en cuanto a sus resultados. Cualquier cosa que resulte en nuestra vida, está en la mano de nuestro Padre celestial. Él guarda la vid de la vida, y protege también los racimos que serán producidos en ella. Si la vida fuera como un campo, el campo está bajo la mano del grandioso Labrador, y la cosecha de ese campo depende de Él. Cuando vemos que en Su mano están todos nuestros caminos, sentimos que Dios es real y está cerca”. 

  1. Apreciar al Dios paciente, quien es compasivo, lleno de piedad y abundante en misericordia. (Salmos 86:15. Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente, Lento para la ira, y grande en misericordia y verdad)

El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

¿Por qué a nuestros ojos es tanto el tiempo que incluso los burladores usan para mofarse?

 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza

EL NO RETARDA Su promesa. Cuidado, he escuchado a predicadores decir que “Dios retiene su promesa, la desacelera, por amor a los incrédulos” Pero esto no tiene ningún sustento, es más el texto nos dice que no se tarda en cumplir Su promesa, según algunos entienden la tardanza (y estos son los burladores, quienes dicen que él se tarda, y que en realidad ¿existe en realidad esa doctrina?).

Pero a nosotros, los amados del Señor, nos queda gozarnos, ya que, así como Cristo vino la primera vez para ser el cordero de Dios que quita el pecado del mundo en el tiempo definido por Dios, y que sin abrir la boca soporto a muchos que se burlaron y no creyeron, incluso le mataron.  (Mas venido el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su hijo, Gálatas 4:4), así de real será su segunda venida, donde recogiendo a todos los suyos, derramara todo su castigo sobre los burladores, como un León que ha venido a juzgar.

Ese día está fijado en la agenda del creador y Señor, y “Sobre ese día y esa hora nadie lo sabe, sino sólo el Padre” (Mt. 24:36).  Él vendrá, no está atrasado, no se le ha olvidado, no retarda su plan, este se está efectuando con éxito, ¡Él viene!

 Y lo que para algunos es “atraso”, en realidad es el plan de Dios manifestando su paciencia y misericordia

9 …sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

A nuestros ojos humanos nos parece harto tiempo el que hemos esperado el regreso de Cristo, sin embargo, este tiempo, está en la agenda inamovible de Dios.

Desde que Cristo ascendió al cielo cualquier momento puede ser el de su regreso. Pero no ha regresado aún, ¿Debido a que? A su maravillosa paciencia, y misericordia, ¿pero a quienes él les da esta paciencia y misericordia? Muchos aquí sostienen que es debido a TODO el mundo, a todos los pecadores, y así dicen que Cristo vino a rescatar a todos los hombres, haciendo de la expiación de Cristo algo ilimitado, para todos, pero amados, la expiación de Cristo es limitada. Cristo vino a dar su vida por los amados del padre, que estaban en su soberana voluntad escogidos desde antes de la fundación del mundo, para ser rociados con la sangre de Jesucristo, así manifestado por amor de sus elegidos (Efesisos 1:3-6, 1 Pedro 1:1-2, 1 Pedro 1:18-21)

¿Entonces dice el texto que Dios es paciente con los impío, burladores, sensuales y mentirosos falsos maestros, creyentes nominales, incrédulos rebeldes e injustos hombres? El contexto nos enseña que no. Al respecto se nos dice que:

  • 2 Pedro 2:3 El juicio de ellos, desde hace mucho tiempo no está ocioso, ni su perdición dormida. (falsos maestros y sus seguidores)
  • 2 Pedro 2:9 El señor sabe reservar a los injustos bajo castigo para el día del juicio.
  • 2 Pedro 3:7 Pero los cielos y la tierra actuales están reservados por Su palabra para el fuego, guardados para el día del juicio y de la destrucción de los impíos.

Pedro es claro hermanos. Dice que Dios es paciente, mostrando así su misericordia, para con ustedes/nosotros Vv 9, ¿quiénes son ustedes? Son los que han recibido una fe como la nuestra 2 Pedro 1:1, son los piadosos que Dios rescata 2 Pedro 2:9, y los amados 2 Pedro 3:1, 14. Es decir, los escogidos de Dios.

RC Sproul:

Está hablando de los elegidos como grupo distintivo. Jesús dice que ninguno de aquellos que el Padre le ha dado perecerán, sino que todos vendrán a la fe para que todos en ese grupo de los que son elegidos sean redimidos en el Evangelio de Juan. Así Pedro dice en el verso 9 del capítulo 3 que es paciente para con “nosotros”, no queriendo que “ninguno” perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento. Gramaticalmente el antecedente inmediato de la palabra “ninguno” aquí es la palabra “nosotros”. Así creo que es perfectamente claro que lo que Pedro está diciendo es que Dios no quiere que ninguno de nosotros nos perdamos sino que todos vengamos a la salvación…¿Quiénes nosotros? El nosotros esta en el contexto de toda la carta, no es a toda la humanidad indiscriminadamente, sino que es una referencia a los creyentes, a quienes Pedro le habla, los creyentes en Jesucristo. 

Simon Kistemaker comenta:

Pedro se dirige a sus lectores y no a los burladores al usar el pronombre ustedes. Indica que Dios no juzga a su pueblo apresuradamente, sino que les concede suficiente tiempo para que puedan llegar al arrepentimiento (cf. 1 P. 3:20). Pedro no está enseñando el universalismo en esta oración. En su epístola él declara en forma patente que los falsos maestros y los burladores están condenados y encaran la destrucción (véase 2:3; 3:7; Ro. 9:22). ¿No quiere Dios que los falsos maestros se salven? Sí, pero ellos hacen caso omiso de la paciencia que Dios tiene para con ellos; emplean su conocimiento de Jesucristo en contra de él, y rechazan deliberadamente la oferta de la salvación que Dios les hace. Por eso ellos tienen toda la responsabilidad de su propia condenación. 

 

El es paciente: hasta que sea alcanzado el numero de los suyos, número que solo él conoce, sin embargo, estos deben escuchar el evangelio de Cristo, este es el medio que Dios decreto y que nosotros debemos aplicar sin discriminación alguna, toda criatura debe ser expuesta a la verdad del evangelio y El Señor es quien salvará.  El no dejara ni siquiera a uno de sus escogidos fuera de su salvación. El es paciente: Para que, quienes son sus hijos, dejen la mundanalidad, y tengan tiempo de buscar la santidad, de prepararnos bien para su llegada, para que en el poder del Espíritu Santo vivamos conforme a su voluntad, en santidad de corazón. Cuanta seguridad al ver que El controla todos los tiempos, y que cuanto gozo al ver que es paciente y misericordioso, pues no vino cuando estabas muerto en tus delitos y pecados, viviendo lejos de su amor, sino que, dentro de su tiempo perfecto, en su abundante paciencia y misericordia te alcanzo.

 “Hombres malvados se atreven a culpar de tardanza a Dios, como si Él hubiera perdido el tiempo, y dejado de lado los pensamientos de Su venida. Pero el apóstol nos asegura, que lo que los hombres cuentan como tardanza es paciencia, hacia nosotros; es dando más tiempo a Su pueblo, a los que ha escogido desde antes de la fundación del mundo, muchos de los que aún no han sido convertidos; y aquellos que están en un estado de gracia y favor de Dios deben avanzar en el conocimiento y santidad, y en el ejercicio de la fe y paciencia, para sobrellevar buenas obras, haciendo y sufriendo a lo que han sido llamados, para llevar gloria a Dios, y mejorar para el cielo; pues Dios no desea que ninguno de estos perezca, pero que todos ellos se arrepientan.” 

La promesa y sus consecuencias

El Señor de la promesa tiene todo en agenda, es Señor del tiempo, dueño, hacedor y consumador de sus propias promesas. Pero además es paciente en un tiempo de misericordia con el fin de que sus escogidos, quienes aun no escuchan su santo evangelio, sean salvados por el poder de Dios, y también para que los que ya han sido salvados se preparen en Santidad. Sin ignorar al Señor de la promesa debemos también saber cómo será La promesa y sus consecuencias.

10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. 11 todas estas cosas han de ser deshechas

la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! 13 Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.

¿Cómo será ese día?, ¿Cuáles serán las consecuencias de todo esto?

Para responder a esta pregunta se nos hace necesario usar la división que el mismo Pedro ha hecho en esta carta y que vemos la escritura como Lucas 21.

  1. Pedro ha presentado tres mundos.
  2. i) Mundo previo al diluvio, ii) Mundo de hoy y iii) Mundo nuevo.

El mundo de previo al diluvio fue usado como ejemplo citando Génesis; el relato de la creación y ejemplo respecto del juicio de Dios: Dios lo creo con su palabra, Dios fue paciente y Noé pregono su nombre, Dios le dio salvación, pero con agua condeno a los rebeldes.

El mundo del hoy es lo que quedo luego del diluvio universal. Esta reservado para juicio, es parte de los últimos días, hay paciencia y predicación del evangelio. Se acabará con la segunda venida de Cristo, la promesa de su advenimiento a juzgar a los rebeldes y salvar a su pueblo. El fuego fundirá todas las cosas.

Estos dos mundos están dentro de un primer estado temporal, se le conoce como ESTE SIGLO.

El Mundo Nuevo, es descrito como en los cielos y tierra nuevos, mora la justicia. Aquí ya no hay condenación, sino que es el día de la eternidad Vv 18 Esto es el estado eterno, EL SIGLO VENIDERO.

Este siglo abarca: La creación, el pecado, la promesa del salvador, las civilizaciones, la primera venida de nuestro Señor Cristo Jesús, la vida del pueblo de Dios predicando el evangelio. En el hemos visto avances tecnológicos increíbles, hemos presenciado cambios culturales, sabemos de muchas guerras, de cambios sociales, políticos etc. Y en algún momento TODO esto se terminará. Para dar paso al nuevo estado de las cosas, al SIGLO VENIDERO donde esta lo eterno, los hijos de Dios vivirán para siempre con Cristo quien morara con los suyos, sin dolores, lagrimas, pecados.

Es entre estos dos siglos, o entre estos dos estados en que se manifestara el Día del Señor.

Será un evento único, Cristo atravesará el tiempo y el espacio como Rey y Juez se presentará en los cielos.

“Será una venida visible, todo ojo le verá, le veremos tal como él es. Será audible, enviara a sus ángeles con gran voz de trompeta, se tocará la trompeta y los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados, el Señor mismo con voz de mando con voz de arcángel y de trompeta de Dios descenderá del cielo y los muertos resucitaran primero. Será una venida de victoria, de gloria, impactante, sin igual, la señal del hijo del hombre aparecerá en los cielos, y verán al hijo del hombre viniendo en las nubes del cielo con poder y gran gloria”. (Ps. Salvador Gomez)

      1. Será un día de juicio: Es el fin de todas las cosas. Apocalipsis 2:10-15

Y el diablo que los engañaba fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

El juicio ante el trono blanco

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de cuya presencia huyeron la tierra y el cielo, y no se halló lugar para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono, y los libros fueron abiertos; y otro libro fue abierto, que es el libro de la vida, y los muertos fueron juzgados por lo que estaba escrito en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que estaban en él, y la Muerte y el Hades entregaron a los muertos que estaban en ellos; y fueron juzgados, cada uno según sus obras. Y la Muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda: el lago de fuego.  Y el que no se encontraba inscrito en el libro de la vida fue arrojado al lago de fuego.

Los impíos, burladores, sensuales y mentirosos falsos maestros, creyentes nominales, incrédulos rebeldes e injustos hombre. Quienes, hoy disfrutando de sus banalidades, y se deleitan en sus pecados, y cuanto más quienes se dicen cristianos, pero viven deshonrando a Dios, con un evangelio falso y preocupados de lo terrenal, sin considerar lo celestial, serán sorprendidos como el ladrón en la noche, quien no deja mensajes como “Mañana iré a las 01:30 am a robar, entrare por la puerta de la cocina. Dudas por inbox”. No amados. Para ellos será el lloro y el crujir de dientes. Quienes hoy se alegran, mañana lloraran.

El juicio es total hermanos. Se recuerdan como inicia la escritura en cuanto a TODA la creación “En el principio creo Dios los cielos y la tierra” Génesis 1:1. Eso habla de toda la creación, cielos y tierra, y aquí Pedro está diciendo que el juicio en fuego será tan terrible que todo lo creado pasara por fuego, serán desechos, los elementos, lo planetas, las galaxias, las estrellas, el sol, la luna, la tierra, las grandezas del hombre, todo será fundido con intenso claro. Esto no es solo un lugar, o un planeta, es TODO lo creado. “Así como Dios creó de la NADA todas las cosas, todas las cosas a través del fuego las hará como la NADA” (ps. Miguel Nuñez).

  1. Pero será un día de renovación, no de total aniquilación. Si bien esta todo reservado para el fuego, para dejar todo destruido, debemos entender que esto no es que Dios hará desaparecer la tierra, y toda su creación.

“En su actividad redentora, Dios no destruye las obras de sus manos, sino que las limpias de pecado y las perfecciona, para que finalmente puedan alcanzar la meta para las que las creo. Aplicado al problema que tenemos ahora, este principio significa que la nueva tierra que esperamos no va a ser completamente diferente de la presente, sino que habrá una renovación y glorificación de la tierra en que vivimos”. Anthony Hoekema

17 Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento. 18 Mas os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que yo he creado; porque he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozo. 19 Y me alegraré con Jerusalén, y me gozaré con mi pueblo; y nunca más se oirán en ella voz de lloro, ni voz de clamor. Isaías 65:17-19

Por terrible que nos parezca este momento, recordemos que no ha escapado de las manos de Dios. Es él quien estará orquestando todo esto. Imagínate ese sonido de estruendo como las brazas del carbón que están saltando en los cielos, la grandeza del universo derritiéndose como queso caliente, todo ardiendo de manera terrible, aun en medio de todo ese momento, su pueblo será guardado y reunido para estar siempre con El.

  • Un actuar acorde a la promesa de Dios.

Más, oh amados, no ignoréis esto…11 !cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir 12 esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios 13 Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. 14 Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.

Hemos visto al Señor de la promesa, quien está al control de todo, quienes es paciente para con sus escogidos y sus hijos, también hemos observado que el día de la promesa será un día único, el cual cerrara un siglo y dará paso al siglo venidero, estado eterno, y este será un día de juicio, pero también de salvación donde el Señor llevara a su pueblo al hogar.

¿Qué hacemos ahora? Pues bien, debemos vivir conforme a la promesa.

Dice Pedro que no debemos ignorar al Señor de la promesa, así como cada una de las cosas vistas.

11 Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas! cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, 12 esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios

Esta pregunta enfatiza la exhortación, es una pregunta directa que está enmarcada en la exclamación, es un llamado urgente a decir: Viene ese día catastrófico, día de juicio, día de salvación, día de restauración y día de consumación, pero principalmente viene ese día donde el mismo Dios se manifestará a nosotros.

¿Cómo ha de encontrarnos?, ¿Cómo debo prepararme?

13 Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. 14 Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.

Dice Pedro en santa, piadosa manera de vivir, ser hallados por Él, en paz, sin mancha e irreprensibles. Esto se obtiene solo a través de los meritos de Cristo. Es solo el Cristo crucificado, quien ha de permitirnos ser hallados santos por el Cristo glorificado” (Autor anonimo).

Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

Isaías 55:6-7

Hermanos. La segunda venida debe hacernos buscar con urgencia la santidad, es inminente su regreso, buscar con urgencia ser hallados por EL, por Dios bajando desde las nubes, sin manchas, irreprensibles. Sin pecados de los cuales debamos huir, pero además viviendo para él, sirviendo para su reino, deseando en oración su venida, y cultivando una vida consagrada para su servicio.

Que maravilloso será ese día en que El Señor nos encuentre sirviendo a su reino, predicando su palabra, quizás entonando himnos de gratitud, orando en nuestros aposentos.

El Señor nos permita oír de su boca las palabras:

Su señor le dijo: ‘Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.’  Mateo 25:32

 

 

Danos tu opinión

once + 18 =