Sosteniendo en Comunidad la Obra de Dios

Sosteniendo en Comunidad la Obra de Dios

Hemos visto como la Iglesia es constituida por personas transformadas por el poder del Espíritu Santo, quienes sirven en humildad al Señor, disponiendo de sus dones y confesando sus pecados los unos a los otros. Ahora es preciso recordar que la Iglesia sostiene a la Iglesia. Estudiaremos hoy cómo a los largo de los siglos la Iglesia ha sido sostenida económicamente por la ofrenda, voluntaria, dadivosa y generosa de quienes la componen. Los invitamos a ser parte de esta esencial enseñanza para la existencia y conservación de la Iglesia.

Archivos Adjuntos

Danos tu opinión

5 × cuatro =